Colombia I


El único país que yo medio conozco es este. Por eso, y sin dudar, si pudiera tener otra nacionalidad, la tendría.  Y no es que tener una gran variedad de frutas todo el año me moleste, o que no tenga unas condiciones de vida buenas, o en resumen, no es que no me guste este lugar donde nací y me ha tocado vivir. Ese no es el problema. El problema es la nacionalidad. Esa condición jurídica de ser ciudadano de Colombia. Porque esa condición, en general implica desventajas, y ninguna ventaja realmente importante, o consuetudinaria del ordenamiento jurídico. ¿Qué palabrón no? Pero no hay. Busque y verá que no hay.  ¿Por ejemplo, tiene algún derecho garantizado y de calidad? ¿Tiene derecho a la justicia, si alguno de sus derechos le es vulnerado? La salud y la educación por ejemplo, no.  Y en general ninguno. La tutela por ejemplo, le gusta a mucha gente. Y sin duda es una cosa muy buena, y sobre todo muy conveniente para un nacional colombiano: una herramienta que le permita defenderse cada vez que le violan un derecho fundamental, uf, aquí eso es supervendedor. Hay que reconocer, es al menos algo. Pero semejante algo: una herramienta construida para defenderse del abuso y violación sistemática de los derechos fundamentales. Se dice que se abusa de la tutela. No será porque el estado funciona.

Mucha gente tiende a confundir la desgracia jurídica que implica la colombianidad con querer a la familia, a los amigos, y que le gusten los sitios, los paisajes y la comida que sólo hay aquí. Son dos cosas muy, pero muy distintas. Los perritos, los seres humanos, y muchos animalitos se acostumbran a vivir en el sitio en el que viven. Y les gustan más que por ejemplo, adivinen qué: los sitios que no conocen y donde nunca han estado. Y donde no conocen a nadie. Y donde hablan otro idioma. Valiente gracia. Eso le pasa a todo el mundo. No tiene nada de jurídico, necesariamente,  y ese, precisamente ese, es el punto. Que el lenguaje confunde. Por ejemplo en expresiones como “hacer patria”, “la tierra que lo vio nacer”, “amor por su país”. Porque mucha gente confunde el amor por lo que conoce con el amor por colombia. Eso que a uno le gusta de aquí, las frutas, la comida, el barrio donde creció, sus amigos, eso no es colombia. Esas son simplemente sus circunstancias personales. Que se han dado, a pesar de que usted vive aquí. Son sus circunstancias y podrían haber ocurrido en otro lugar. Y mejor de pronto. Colombia es el estado, esa construcción, ese aparato, estas reglas de juego que se han institucionalizado en este pedazo del mundo.  Esa sociedad racista (¿Qué es esa pendejada de águila roja de los colombianos “alegremente oscuros”?), clasista, esas reglas de juego que permiten el desplazamiento y asesinato impune de tanta gente, eso es Colombia. Esa estructura jurídica inútil e inoperante, que no le sirve a quienes la necesitan, pero que sirve para que los mafiosos y los poderosos hagan lo que quieran, pero que en cambio dejan a un ciudadano común morir mientras se resuelve una tutela, eso es lo que esencialmente es Colombia.

 

Usted puede decir que no, pero se engaña. Que la cultura, que la gente; eso se da en todo lado. En todo lado hay culturas y gentes únicas. Y que se creen únicas. Lo único propio a los países son sus ordenamientos jurídicos y las reglas de interacción entre sus ciudadanos. Y las que hay aquí son un desastre. No importa que la constitución del 91 sea o no sea tal cosa, porque la letra muerta es irrelevante. Colombia entonces, es distinta a su barrio y a sus amigos y a sus paisajes. Esos paisajes que incidentalmente quedan aquí. Lo bonito es el paisaje, no el estado. Colombia, colombia es y ha sido desde siempre una cosa muy distinta, despreciable, solapada y destructora. Una cosa que al contrario de la familia y los amigos, que hay que luchar porque cada día estén mejor, hay que luchar más bien por destruir. Acabemos con Colombia, y en esta bonita región del mundo que nos ha tocado, hagamos otra cosa. Lo que sea nos queda mejor. Sólo una cosa: a los que pusieron esto como está, no podemos invitarlos.

Anuncios

Un comentario en “Colombia I”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s