Un buen fin de semana


Simplemente para recomendar varias buenas columnas de este fin de semana. En la revista Semana, encuentran la biografía política más acertada que se haya hecho a la fecha de nohemí sanín. Se le debe a Antonio Caballero. Un poco demasiadas menciones a la belleza de nohemí.  Como ellos son más o menos de la misma generación, desde mi punto de vista,  o quizá caballero un poco mayor, me imagino que le queda más fácil que por ejemplo, a mí, albergar en la cabeza un par de escenas morbosas con Nohemí. Me imagino que por esa cercanía le echa tantas flores. Me parece que se pasa con el tema; tampoco es para tanto. Pero ese no es el punto. El punto es, y Caballero lo pone muy bien, que ella es el aspid y sobre todo, “la mujer más oportunista de la historia universal” Yo no creo tanto, pero sí creo que por lo menos de colombia desde que yo tengo memoria. Y ya la verán jugándose la carta de que es mujer, y apuesto mi vida por un chocorramo a que rcn va a hacer al menos una nota insinuando similitudes entre ella y hillary clinton.

Y lo de “me juego mi vida por un chocorramo” es una maña que le aprendí este domingo a Héctor Abad Faciolince. ¿o hector abad faciolince? No sé qué hacer con ese señor. No tengo nada serio contra él. Simplemente, no me gusta su nombre. Me parece demasiado largo y pomposo, casi incapaz de la sencillez o del buen juicio. Pero bueno, advertí: era una pendejada, y yo también tengo derecho a decir pendejadas.  Tampoco me gusta que escriba en cromos, que es la revista más superficial e innecesaria de colombia (léanla y verán que de verdad, sobra). Pero me desvío. La columna de faciolince de este domingo es un ejercicio de lógica muy interesante. Es tan bueno, y faciolince es tomado tan poco en serio, precisamente por escribir en cromos, que yo creo que nadie va hacer el ejercicio que él sugiere. Pero si algo debería hacer un gobierno honrado en colombia, es lo que ese señor dice. Por supuesto, eso no va a pasar. Ni la dian ni hacienda van a contestar nada. Y si alguien sabe de seguimiento a esa columna, avise por favor.

También vale la pena leer las columnas de Daniel Coronell y Daniel Samper. Coronell muy serio y muy fundamentado, como siempre. Esta semana nos ofrece una nueva dosis de esas evidencias que lo dejan pensando a uno ¿Qué diablos pasa en la cabeza de una persona que le perdona todo a uribe: es ciega, bruta, o inmoral, o qué? Vean los archivos vinculados a la página y saquen sus conclusiones. Daniel Samper pues bueno, siempre es chistoso. El “I have to take the money from the caleta” me hizo reir mucho, y bueno, ahí siempre se encuentra uno por lo menos dos o tres apuntes muy chistosos. Además Samper es constante con su gente. Las referencias a la estupidez legendaria del anterior canciller, y del actual, fueron y son seguidas y constantes en sus columnas. Ahora veo que la ha cogido con la desgracia incompetente de ministro de transporte y obras públicas que tenemos. Creo que en la historia ningún ministro había durado tanto y hecho tan poco. Y ahí sigue. Fresco.

Por último, he empezado a notar, quizá con el deseo, cierta preocupación de los columnistas por el asunto de la gente colombiana, tema que da para muchas muchas columnas. Primero está la de Maria Jimena Dusán preguntándose una pregunta legítima: ¿la gente está loca aquí con esa joda de la felicidad o qué diablos pasa?, sería mi paráfrasis de esa columna. Y a propósito de la locura de la gente colombiana, encuentro aún mejor y muy acertada la columna en El Espectador de William Ospina, de quien me volveré asiduo, la verdad, no lo conocía. Dice muchas verdades sobre las que vale la pena reflexionar y profundizar. Y lo hace en muy buen tono. Lo que dice es verdad. A nosotros lo que nos falta es organizarnos. Ya para terminar en esta línea, aunque viejito, no quería dejar de comentar el blog de Adolfo Zableh en SoHo. Desde luego, no es el blog de Soho que más leo, (igual que todo el mundo), pero me llamó la atención su polémica radial con cesar augusto londoño (¿O Cesar Augusto Londoño?) sobre la gente. El problema de toda sociedad son miembros, y colombia es una sociedad, y bueno, sería tan tedioso e inútil seguir con el razonamiento que no lo voy a hacer. Sí, el problema somos usted y yo. No por lo que hacemos, sino por lo que no hacemos. Hay cosas muy importantes que no hemos hecho, y que hay que hacer. Hay que aceptarlo y hacer algo. Y dejar de pensar bobadas como que la patria es como la mamá o  tonterías por el estilo. ¿Ha pensando por un momento lo idiota es que es esta comparación? Pero bueno, eso será tema de otra entrada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s