Inventémonos una noticia que no ha pasado, ¿listo?


Utilicé un recurso extremo hace poco para ilustrar lo idiota del argumento de que no son todos los miembros de las fuerzas militares los corruptos, sino que son unos pocos. La semana pasada me acordé, cuando supe que en una estación de policía dos policías les prendieron fuego a unos menores de edad, mientras se reían, como luego las victimas relataron por la radio.

Pues yo no sé, pero a mí me parece que si las personas que se supone deben protegerlo a uno, así ea un delincuente juvenil o lo que sea, en vez de hacerlo le prenden fuego, y obviemos lo de las risas, a mi si me parece un noticiononón. Y creo que otras cosas más pasaron esta semana. Por ejemplo, Uribe volvió a hacer un uso indebido de su posición de poder amenazando a quienes no piensan como él, quemaron otro colombiano en ecuador, bueno no sé, pasaron muchas cosas.

Pero les voy a decir que cosa no pasó fijo fijo. Yo no la ví. ¿A qué hora resucitó el partido conservador? Ese hecho no ha pasado. El partido conservador es la misma cosa indigna y pusilánime que ha sido todo el gobierno de uribe. Un cartel de momias chantajistas, listas a pedir su cuota cada vez que se les necesita. O como ellos dicen “la fuerza que decide” En fin, momias chantajistas o “la fuerza que decide”, nada pasó con ellos esta semana. Nohemí sigue sin saber hablar inglés y diciendo pendejadas cada vez que ve un micrófono. Holguín sigue insistiendo para la risa de todos que no estuvo, estaba o estará dormido. Araújo sigue haciendo nada, pero afortunadamente ya fuera de la cancillería. Y bueno, Arias se lanzó a la presidencia, pero todo el mundo sabe que si hay alguna razón en el mundo por la que uno sepa quién es él, desde luego no es por ser conservador, sino por ser uribista. ¿Entonces qué diablos pasó con las momias chantajistas esta semana? Absolutamente nada.

Pero, alguna vara tendrán que tener en Semana para ese favorzaso tan bravo que les hicieron (Y sobretodo Nohemí que le pusieron foto de hace 20 años en semana.com). No sabemos por qué sucias razones, decidieron en semana sacar de la nada, decretar, inventarse que había ocurrido la “resurrección conservadora”. ¿Cuál resurrección? ¿Qué pasó? No ha pasado nada. En verdad nada con nadie que no sea un conservador vergonzante como Arias. Las otras momias siguen descomponiéndose. Ninguno de los tales “pesos pesados” de ese impúdico editorial de semana ha sido noticia por nada importante en los últimos tres meses. El artículo este está lleno de incertidumbres y conjeturas, y más bien sirve para enseñar qué es el subjuntivo: “de pronto” “podría” “se posicionaría” “sería”, y también un ejemplo de periodismo de cuarta, que se inventa los hechos en vez de basarse en ellos. No, no me parece que plantee una hipótesis interesante ni plausible. Me parece una de dos. Un favorzaso a los conservadores, ojalá por lo menos gratis. O parte de la estrategia de semana: dividir al uribismo empezando por el eslabón más débil. Es decir, ustedes recordarán que Arias tiene cierta condición mental. La intención oculta de semana es que todas las momias chantajistas se contagien de lo mismo, enloquezcan y se vuelvan en contra de uribe, creyendo, de por dios, que pueden subsistir sin su proxeneta ¿Serán tan idiotas?

Anuncios

Un comentario en “Inventémonos una noticia que no ha pasado, ¿listo?”

  1. Primero, de acuerdo en que es disparate decir que Uribe revivió el conservatismo. Yo estoy de acuerdo con la resurrección y reelección de Virgilio Barco Vargas (porque los vivos no pudieron) que estaban adelantando mis amigos de Zinema Zombie, pero tampoco me llega mi gusto por la serie B para comerme el cuento del partido conservador vuelto del más allá.

    Sin embargo, me parece que de haber sido cierto, habría sido hasta bueno. Para mí, que hubiera partido conservador querría decir que hay partidos, es decir, que el modelo de democracia representativa no hubiera sido abolido por un populismo de consejo comunitario tipo Laura en América. Querría decir que Uribe no hubiera hecho lo humanamente (o en su caso, subhumanamente) posible para acabar con los partidos políticos y con todo lo que suene remotamente a una discusión ideológica.

    Recuerdo que en las elecciones del 2006 uno podía ver un trailer de lo que iba a ser la degradación de la política: Por un lado, una verdadera discusión entre la derecha y la izquierda, cuando debatían Antanas Mockus y Carlos Gaviria, y por otro, la pelea de comadres entre Uribe y Serpa, abrebocas de lo que sería la política en adelante.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s